¿Somos dueños de nuestro destino?

Estamos programados a creer que lo bueno lo ganamos nosotros, pero lo malo es porque tenemos mala suerte.

Para tomar la rienda de nuestra vida lo primero es saber si tenemos actitud victimista o responsable, y hacernos cargo de sanar nuestro pasado, vivir el presente y visualizar nuestro futuro con positividad.

Aplicando la inteligencia emocional podemos transformar nuestro destino.

¡Reserva tu plaza!

Deja una respuesta